LOS DERECHOS HUMANOS QUE TIENEN RELACIÓN CON LA EMPRESA.

El presente trabajo tiene por objeto hacer una correspondencia de los derechos humanos que tiene relación con la empresa.

Abordaremos individualmente y por separado de los derechos humanos siguientes que tiene relación con nuestro trabajo, sin embargo, ello no significa que sean independientes y autónomos entre sí, por el contrario, los mismos sólo implican la parte de un todo, que conjuntamente forman una parte importante de los derechos que hacemos efectivos en nuestra vida diaria, y especialmente resultan importantes abordarlos en estos tiempos:

  1. Derecho humano a la dignidad humana.
  2. Derecho humano a la libertad.
  3. Derecho humano a la libertad de profesión, trabajo u oficio.
  4. Derecho humano a la libertad económica.
  5. Derecho humano a la libertad de empresa, industria o comercio.
  6. Derecho humano de libre asociación y reunión.
  7. Derecho humano a decidir libremente sobre su proyecto de vida en una vertiente del derecho al libre desarrollo de la personalidad.
  8. Derecho humano al desarrollo.
  9. Derecho humano a que la ley aliente y proteja la actividad económica de los particulares.
  10. Derecho humano a la (libre) concurrencia.

1. Derecho humano a la dignidad humana.

La dignidad humana se convirtió en el centro y base de todos los derechos humanos, por lo que es imprescindible abordarlo como fundamento de cualquier derecho humano que se pretenda entrar a su estudio.

De acuerdo a unas tesis jurisprudenciales de nuestros tribunales nacionales, definen a la dignidad humana como el origen, la esencia y el fin de todos los derechos humanos.[1]

En una segunda definición de estas, es, un valor supremo establecido en el artículo 1º. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en virtud del cual se reconoce una calidad única y excepcional a todo ser humano por el simple hecho de serlo, cuya plena eficacia debe ser respetada y protegida integralmente sin excepción alguna.[2]

Y citando una última jurisprudencia señala que:

la dignidad humana no se identifica ni se confunde con un precepto meramente moral, sino que se proyecta en nuestro ordenamiento como un bien jurídico circunstancial al ser humano, merecedor de la más amplia protección jurídica, reconocido actualmente en los artículos 1o., último párrafo; 2o., apartado A, fracción II; 3o., fracción II, inciso c); y 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

… la dignidad humana funge como un principio jurídico que permea en todo el ordenamiento, pero también como un derecho fundamental que debe ser respetado en todo caso, cuya importancia resalta al ser la base y condición para el disfrute de los demás derechos y el desarrollo integral de la personalidad. Así las cosas, la dignidad humana no es una simple declaración ética, sino que se trata de una norma jurídica que consagra un derecho fundamental a favor de la persona y por el cual se establece el mandato constitucional a todas las autoridades, e incluso particulares, de respetar y proteger la dignidad de todo individuo, entendida ésta -en su núcleo más esencial- como el interés inherente a toda persona, por el mero hecho de serlo, a ser tratada como tal y no como un objeto, a no ser humillada, degradada, envilecida o cosificada.[3]

Bien, como se puede ver de lo expuesto anteriormente, el derecho humano a la dignidad humana, es la base y fundamento de los demás derechos humanos, incluso opera como un principio jurídico el cual debe ser la óptica para abordar el resto de los derechos humanos. Por ello resulta importante conocer y entender este derecho y principio como eje rector y fin de todos los derechos.

En el presente trabajo, que se examinan entre otros derechos, los relativos a la libertad y algunas de sus vertientes, resulta medular tener como cimiento en todo momento a la dignidad humana, como principio y fin de los otros derechos centrales que serán la materia de estudio del trabajo de investigación. Que, en el caso concreto, incluso se relaciona profundamente con el derecho o concepto de proyecto de vida que se abordará más adelante.

2. Derecho humano a la libertad.

No es el objetivo de este trabajo abordar toda la extensión del concepto de libertad, ya es muy amplio, en sus vertientes filosófica, ontológica y jurídica, nos limitaremos a proporcionar los conceptos más generales y la relación éste derecho con nuestro trabajo de investigación.

El significado de la libertad y sus alcances por el mundo jurídico, no comienzan ni terminan en él. Aunque la libertad es un principio jurídico, lo cierto es que sus fundamentos son pre-jurídicos. Hay cuestiones filosóficas, económicas, políticas, sociológicas y hasta psicológicas relacionadas con la libertad.[4]

La libertad se trata de un concepto amplio y difícil a reducir a uno solo, que abarque todo lo que implica, especialmente por el contexto y espacio en el que ubique. Esto es, tiene que ver incluso con el sistema y la forma de gobierno en el que se desarrolle.

Desde el punto de vista gramatical, la voz libertad tiene diversas acepciones, entre las cuales pueden destacarse las de “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”; “Estado de quien no está preso”; y “facultad que se disfruta en las naciones gobernadas de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres”.[5]

No obstante, señala García Máynez, que se debe distinguir entre la libertad como atributo de la voluntad del hombre, de la libertad como derecho; indica que la primera es generalmente concebida como poder, o facultad natural de autodeterminación, sigue diciendo que podría definirse como la aptitud de obrar por si, o sea, sin obedecer a ninguna fuerza o motivo determinante; y la segunda refiere, que la libertad jurídica no es poder, ni capacidad derivada de la naturaleza, sino derecho, en una última palabra autorización. [6]

El derecho a la libertad consiste, entonces, en la facultad de la persona de hacer todo aquello que no esté expresamente prohibido por la ley, y ésta comprende una amplia gama de libertades especificas o que otros autores denominan cualidades de la libertad, por señalar algunas:

  1. Libertad personal
  2. Libertad de tránsito
  3. Libertad de trabajo
  4. Libertad de asociación y reunión
  5. Libertad económica
  6. Libertad de empresa
  7. Libertad religiosa
  8. Libertad de expresión
  9. Libertad de imprenta

Hoy en día, en términos generales, el derecho a la libertad puede verse como el derecho que tiene toda persona de disfrutar de su facultad para decidir llevar a cabo o no una determinada acción, según su inteligencia o voluntad y a no ser privada de ella, excepto por las medidas y condiciones establecidas previamente en la constitución y tratados internacionales de derechos humanos. [7]

La libertad después de la vida es uno de los derechos humanos más importantes y fundamentales del individuo, que sustenta todo el aspecto ontológico del mismo. Por ello, resulta imprescindible el estudio de este derecho para el conformar del trabajo de investigación, toda vez que el mismo, tiene como una de sus sub-hipótesis que, la libertad y en algunas de sus vertientes o cualidades se ve mermada, restringida y vulnerada por las trabas y obstáculos que existen material y formalmente para iniciar y operar una empresa en nuestro país, cuestión que se irá demostrando a lo largo del trabajo de investigación.

3. Derecho humano a la libertad de profesión u trabajo.

Señala el primer párrafo del artículo 5º de la constitución general, que:

A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que acomode siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan derechos de la sociedad. …

Si bien, el artículo citado refiere a varias libertades, en este breve apartado nos referiremos únicamente a la libertad de profesión o trabajo, y se abordará por separado a la libertad de industria o comercio, es decir, libertad de empresa.

En ese sentido, se puede entender por libertad de profesión o trabajo, a la facultad que la persona tiene de escoger, a su libre arbitrio, la profesión o trabajo que mejor le acomode, con las únicas limitantes de que no se trate de una actividad ilícita, no se afecten derechos de terceros, ni de la sociedad en general.[8]

Aquí se aborda este derecho en un sentido limitado como se referirá a continuación, incluso, más como un derecho al empleo; por separado y con mayor profundidad se tratará el relativo a la libertad de industria o comercio, o libertad de empresa.

Ahora, este derecho hacemos referencia a él, como la libertad que tiene el individuo, de elegir la profesión o trabajo que mejor le convenga, esto es, que tiene la libertad de elegir o no, la profesión u oficio que mejor le parezca, esto es, de optar por estudios o preparación formales o informales que sean de su mayor agrado, sin más limitación que la de su voluntad de hacerlo. Antes, al mismo tiempo o después, incorporarse a alguna actividad relacionada con su profesión u oficio bajo el mando de un empleador, sea en el sector público o en la iniciativa privada, porque si lo hace bajo su propia cuenta y mando, entonces estaremos en el supuesto de la libertad de empresa, tema que se abordará en otro apartado.

4. Derecho humano a la libertad económica.

Avanzando en el presente trabajo, llegamos a uno de los pilares relativos a los derechos humanos sobre los cuales se soporta el trabajo de investigación, se trata de la libertad económica o derecho de la libertad económica.  Al igual que el concepto mismo de libertad, aquel puede tener diversas designaciones.

En una acepción simple, la libertad económica se refiere a la posibilidad de que cualquier individuo acuda libremente al mercado para ofrecer bienes y servicios en condiciones de igualdad.[9]

Este significado, se acerca en realidad al derecho de (libre) competencia. Por nuestra parte, la libertad económica no sólo implica la posibilidad de acudir libremente al mercado, que desde luego se encuentra relacionado con el derecho de libertad de empresa, sino, que se trata de algo superior, esto es, como un principio rector para la protección y goce de las demás libertades e incluso otros derechos de segunda y ulterior generación.

Dicho de otro modo, como lo sostiene la teoría de la indivisibilidad de la libertad, sin libertad económica, las demás libertades y otros derechos quedan desvanecidos, en razón, de que el individuo queda sometido (económicamente) y no podrá gozar de ciertas prerrogativas y por lo tanto no libre.

Por otro lado, la Fundación Heritage señala que la importancia de la libertad económica parece todo menos controvertida. La gente ansía liberarse de la pobreza y el hambre para tener la dignidad del libre albedrío para escoger. No obstante, la lucha por la libertad económica se enfrenta a una sempiterna oposición.[10] Es por ello, que la libertad económica, puede decirse que contiene otras libertades, otros derechos e incluso obligaciones para Estado con el individuo.

5. Derecho humano a la libertad de empresa.

La libertad de empresa se trata del derecho humano, pilar del trabajo de investigación, en cual se sostendrán las conclusiones principales a las que se pretende llegar en el mismo.

La libertad de empresa, entiéndase que es la referida a la libertad que establece en la primera parte del primer párrafo del artículo 5º de la constitución federal, que señala “A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos.”, excluyendo el simple derecho al empleo o con la materia del derecho del trabajo, que es lo que regula prácticamente el resto de los párrafos del propio artículo 5º, esto es, de una relación de trabajo, entre empleador y empleado. Pero eso no es materia del trabajo de investigación.

Lo que sí es materia del trabajo de investigación, es la libertad de los individuos para dedicarse a la industria o comercio que le acomode, esto es, de dedicarse a la actividad económica que sea de su mayor agrado, y que, junto con el goce de los demás derechos de este breve ensayo, logre su proyecto de vida que haya decidido optar.

Ahora, es importante definir el término “empresa” para su mejor entendimiento en el presente apartado. Aunque se advierte que mucho otros conceptos jurídicos y en este caso económico, no hay una definición única y uniforme sobre ella.

De acuerdo al artículo 16 de la Ley Federal del Trabajo, empresa es “la unidad económica de producción o distribución de bienes o servicios”[11]. Por su parte, en el último parrado del mismo número artículo, el Código Fiscal de la Federación, señala por empresa:

… la persona física o moral que realice las actividades a que se refiere este artículo, ya sea directamente, a través de fideicomiso o por conducto de terceros;[12]

Desde el punto de vista económico la empresa es la organización de los factores de la producción, capital y trabajo, que realiza un empresario para la producción o circulación de bienes y servicios para el mercado o para el intercambio planificado. [13]

La empresa es fenómeno estructural más importante en la economía moderna. El tráfico económico se realiza principalmente por empresas. Ahora bien, en el mundo económico estamos todos los seres humanos, ya sea como productores de bienes o servicios, como agentes de su circulación, como participantes en la distribución de los valores que se crean en la actividad económica o en calidad de consumidores. Por eso la economía se encuentra en el primer plano de la actividad social y su acción trasciende a los otros niveles: al social, al cultural, al jurídico y al político y aun al religioso, ya que la actividad de este último se realiza en el mundo temporal, aunque sus fines últimos lo trasciendan. Así, el fenómeno empresa que se origina en la economía interesa a todas las ciencias sociales y, por supuesto, al derecho. [14]

En virtud de lo anterior, resulta esencial que el Estado proteja y garantice el derecho a la libertad de empresa, que en últimas instancias consideramos que se vulnera más, a nivel estatal y sobre todo municipal, con una carga excesiva de trámites, autorizaciones, permisos, entre otros, que resultan en una obstaculización del desarrollo de la actividad económica.

6. Derecho humano a la libertad de asociación y reunión.

Libertad de asociación.

La libertad de asociación y de reunión, es una de las vertientes o cualidades de las libertades más conocidas. Para la mayoría de autores existe diferencia entre libertad de asociación, y de reunión, mientras que la primera implica la manera formal o de derecho, de iure, la segunda, es informal o hecho, de facto.

Ahora, se entiende por libertad de asociación a la capacidad y autorización de las personas, al hecho de agruparse (formalmente) para lograr fines en común, como sucede con los sindicatos, asociaciones y sociedades, colegios de profesionistas, cámaras empresariales, por señalar algunos ejemplos.

          La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha interpretado a la libertad de asociación como, la potestad de personas físicas y personas jurídicas colectivas que se manifiesta en la posibilidad de unirse o no para alcanzar determinados objetivos continuos y permanentes mediante la creación de un nuevo ente.  Desde esta perspectiva, el derecho de asociación comprende tres aspectos, derivados de la disposición del sujeto titular de hacer ejercicio o no de este derecho:

1. Derecho de asociarse formando una organización o incorporándose a una ya existente.

2. Derecho de permanecer en la asociación o a renunciar a ello.

3. Derecho de no asociarse.[15] 

Ahora bien, el derecho de asociación es, en cierto sentido, un derecho instrumental, ya que la asociación no es un fin en sí misma, sino que está al servicio de la dignidad y del desarrollo de la personalidad de sus titulares, que son todos los seres humanos por el solo hecho de serlo. Desde esta perspectiva, la intervención de los poderes públicos con respecto a la libertad asociativa no ha de limitarse a la mera protección del derecho, sino que se ha de extender a su promoción y adecuado desarrollo, máxime si tenemos en cuenta que nos encontramos ante una de las libertades que contribuyen con mayor vigor a consolidar el Estado social y democrático de derecho.[16]

Derecho de reunión.

Por el contrario, la libertad o derecho de reunión, implica el primer momento del anterior, se trata de una cuestión de facto, pero que incluso la ley la reconoce, como sucede entre otros casos, en materia del derecho colectivo del trabajo, lo que conoce como coalición; o cualquier reunión de personas, para la defensa de un derecho, como sucede en el amparo colectivo, sin embargo, no existe la obligación de asociarse (formalmente).

El derecho de reunión de consiste en que toda persona pueda congregarse u agruparse con otras, en un ámbito privado o público, y con la finalidad lícita que se quiera, siempre que su ejercicio se lleve a cabo de manera pacífica y sin armas. Se caracteriza por una existencia transitoria, cuyos efectos se despliegan al momento de la reunión física de los individuos. [17]

El presente derecho se relaciona con mi trabajo de investigación en la medida, en que algunos casos, la persona que decide iniciar emprender, lo hace por el camino de una entidad colectiva que hizo uso de su derecho de libre asociación, para reunir a las personas y a los recursos necesarios para ello.

Se trata pues, de un derecho de suma importancia, que, si bien no es el centro de debate del trabajo de investigación, si consideramos, que otra línea de investigación del trabajo que se realiza, es la relativa también a simplificar y facilitar el derecho de asociación, en su caso, la norma jurídica, autorizando otras vías para darle formalidad a la asociación con menor gasto y menores trámites en el todo el proceso, utilizando hoy en día, las tecnologías de la información a favor de este derecho.

7. Derecho humano a decidir libremente sobre su proyecto de vida, en una vertiente del derecho humano al libre desarrollo de la personalidad.

Como se ha visto previamente, la teoría de los derechos humanos, señala varios principios de estos, entre ellos el de interdependencia. Señalo lo anterior, en virtud de que no es posible afectar un derecho sin que se vea afectado algún otro, en menor, igual o mayor proporción, de menor, igual o mayor jerarquía, de primera o ulterior generación.

          El novedoso derecho humano a decidir libremente sobre el proyecto de vida que cada individuo quiera adoptar, incluye varias vertientes, como se puede observar de la tesis siguiente del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

DERECHO AL LIBRE DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD. ASPECTOS QUE COMPRENDE.

De la dignidad humana, como derecho fundamental superior reconocido por el orden jurídico mexicano, deriva, entre otros derechos personalísimos, el de todo individuo a elegir en forma libre y autónoma su PROYECTO DE VIDA. Así, acorde a la doctrina y jurisprudencia comparadas, tal derecho es el reconocimiento del Estado sobre la facultad natural de toda persona a ser individualmente como quiere ser, sin coacción ni controles injustificados, con el fin de cumplir las metas u objetivos que se ha fijado, de acuerdo con sus valores, ideas, expectativas, gustos, etcétera. Por tanto, el libre desarrollo de la personalidad comprende, entre otras expresiones, la libertad de contraer matrimonio o no hacerlo; de procrear hijos y cuántos, o bien, decidir no tenerlos; de escoger su apariencia personal; su profesión o actividad laboral, así como la libre opción sexual, en tanto que todos estos aspectos son parte de la forma en que una persona desea proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo a ella corresponde decidir autónomamente. [18]

(El énfasis es del suscrito).

Esto es, los obstáculos que existen para la creación y operación real material de una empresa en México, vulneran igualmente el derecho a decidir libremente sobre el proyecto de vida, toda vez, que por esas dificultades excesivas no es posible emprender la actividad que el individuo tiene el deseo de iniciar, y en la gran mayoría de los casos, se recurre a realizar un empleo ordinario o a encontrarse en la informalidad con las consecuencias negativas que ello implica. 

8. Derecho humano al desarrollo.

Fue en la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo, aprobada el 4 de diciembre de 1986, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que estableció que el derecho al desarrollo es un derecho humano después de un largo proceso para que fuese reconocido.

Este es, inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico, social, cultural y político en el puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar de él. El derecho humano al desarrollo implica la plena realización del derecho de los pueblos a libre determinación, que incluye, con sujeción a las disposiciones pertinente de ambos Pactos internacionales de derechos humanos, el ejercicio de su derecho inalienable a la plena soberanía sobre todas sus riquezas y recursos naturales. [19]

Se trata de un derecho de los que la doctrina, califica como de tercera generación. Y que estos son aquellos derechos que se atribuyen al hombre no sólo como individuo o como miembro de una clase social, sino, además, como ente colectivo, “y se configuran en atención a las necesidades y a los problemas que actualmente tiene la humanidad, por lo que sólo pueden realizarse con base en la cooperación a nivel interno e internacional y, por tanto, exigen la concertación de esfuerzos de todos los actores sociales”.[20]

Por lo anterior, es un derecho que fundamenta como los demás que se exponen, la hipótesis del trabajo de investigación, esto es, que el marco jurídico actual que regula la creación de la empresa en México, limita indirectamente el desarrollo del ser humano, individual y colectivamente.

9. Derecho humano a que la ley aliente y proteja la actividad económica de los particulares.[21]

El artículo 25 de la constitución general, establece en párrafos noveno y décimo, lo siguiente:

La ley alentará y protegerá la actividad económica que realicen los particulares y proveerá las condiciones para que el desenvolvimiento del sector privado contribuya al desarrollo económico nacional, promoviendo la competitividad e implementando una política nacional para el desarrollo industrial sustentable que incluya vertientes sectoriales y regionales, en los términos que establece esta Constitución.

Párrafo reformado DOF 05-06-2013, 20-12-2013

A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y noveno de este artículo, las autoridades de todos los órdenes de gobierno, en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de MEJORA REGULATORIA para la SIMPLIFICACIÓN de regulaciones, trámites, servicios y demás objetivos que establezca la ley general en la materia.

Párrafo adicionado DOF 05-02-2017

(El énfasis es del autor).

          Como se puede advertir de la lectura, la constitución establece unos lineamientos que el legislador formal y material deben seguirse al momento de hacer norma jurídica. Del noveno párrafo se advierten los siguientes:

  1. La ley alentará y protegerá la actividad económica de los particulares;
  2. La misma ley, proveerá las condiciones para que el desenvolvimiento del sector privado contribuya al desarrollo económico nacional;
  3. La ley sigue diciendo, promoverá la competitividad e implementado una política nacional para el desarrollo industrial sustentable;
  4. Esta, incluirá vertientes sectoriales y regionales, en los términos que establezca la constitución.

Del décimo y último párrafo del mismo artículo 25, se desprende lo siguiente:

  1. A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y noveno de este artículo;
  2. Las autoridades de todos los órdenes de gobierno, en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de mejora regulatoria para la simplificación de regulaciones, trámites, servicios y demás objetivos que establezca la ley general en la materia.

El noveno párrafo del 25 constitucional, establece una serie de lineamientos que debe cumplir la ley, se deberá entender toda norma jurídica de carácter general, de quienes tengan la facultad formal y material de expedirla, deberán cumplir. Los estándares u objetivos ahí establecidos resultan de una trascendencia enorme para el desarrollo y crecimiento económico, no obstante, no sé si podríamos afirmar que esos lineamientos se cumplen en la realidad.

No podría enunciar de inmediato, cuáles son las normas jurídicas que cumplen lo establecido en el noveno párrafo del artículo 25 constitucional. Tampoco podría decir siquiera que esos lineamientos sean tomados en cuenta por el legislador formal y material al momento crear norma jurídica relacionada con la actividad económica, porque, a decir verdad, dichas obligaciones si se pudieran decir así, me parecen transcendentales para el desarrollo y crecimiento económico, el problema radica en la efectividad de su cumplimiento.

          Ahora, por cuanto hace a lo establecido en el último párrafo del precepto en estudio, se puede observar que el mismo fue adicionado apenas el 5 de febrero del 2017. Esto implica que como lo dice la primera parte de dicho párrafo, “A fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos señalados en los párrafos primero, sexto y noveno de este artículo,”; pareciera que no existía manera de materializar lo instituido en los párrafos señalados, porque sigue diciendo “las autoridades de todos los órdenes de gobierno en el ámbito de su competencia, deberán implementar políticas públicas de mejora regulatoria”, esto es, pareciera que fue que hasta que se adicionó este párrafo se cuenta con la manera de hacer efectivo lo establecido en los párrafos del artículo en cuestión.

          No obstante, el noveno párrafo hace referencia a la ley, y el décimo párrafo hace referencia a políticas públicas (en los términos de la ley de la materia), esto es, en realidad aún hay diferencias y error con la adición del décimo párrafo, porque desde nuestra opinión no viene a resolver el problema de fondo, que es el relativo al alentar y proteger la actividad económica de los particulares, que desde luego tiene relación inmediata y directa con el derecho a la libertad de empresa, industria o comercio.

          En definitiva, son importante los lineamientos establecidos en el noveno párrafo del 25 constitucional como derecho humano de los particulares. La creación y expedición de la Ley General de Mejora Regulatoria ordenada por el décimo párrafo del citado artículo, nos parece que no resuelve el problema de fondo, de incentivar, facilitar y proteger la actividad y desarrollo económico.

10. Derecho humano a la libre concurrencia.

Finalmente, un último derecho humano que considero trascendental para el sustento de mi trabajo de investigación, es el derecho humano a la concurrencia. Este derecho, como sucede con los anteriores y todos los demás, es imposible separarlo de los previamente vistos, porque los derechos humanos son interdependientes e indivisibles.

          Este derecho encuentra su sustento constitucional por una parte en los párrafos primero y segundo del artículo 28 que señalan:

Artículo 28. En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes. El mismo tratamiento se dará a las prohibiciones a título de protección a la industria.

En consecuencia, la ley castigará severamente, y las autoridades perseguirán con eficacia, toda concentración o acaparamiento en una o pocas manos de artículos de consumo necesario y que tenga por objeto obtener el alza de los precios; todo acuerdo, procedimiento o combinación de los productores, industriales, comerciantes o empresarios de servicios, que de cualquier manera hagan, para evitar la libre concurrencia o la competencia entre sí o para obligar a los consumidores a pagar precios exagerados y, en general, todo lo que constituya una ventaja exclusiva indebida a favor de una o varias personas determinadas y con perjuicio del público en general o de alguna clase social.

Este precepto constitucional, entre otras cosas, regula la libre concurrencia, y la prohibición de monopolios. Pero no es el único precepto que podríamos decir que tiene injerencia sobre la competencia, sino también los propios artículos 5º, 25 y 26 de la constitución federal.

Pero qué es la competencia, o competitividad como le llama la constitución política, en la última parte del primer párrafo del artículo 25:

La competitividad se entenderá como el conjunto de condiciones necesarias para generar un mayor crecimiento económico, promoviendo la inversión y la generación de empleo.

          En un sistema económico de libre mercado, la competencia se traduce en la concurrencia o coincidencia de oferentes y demandantes de bienes o servicios en un mercado delimitado en un sentido geográfico, temporal y productivo, con la finalidad de obtener un bien o servicio (o una ganancia) en las mejores condiciones de utilidad y precio dando un ambiente de rivalidad entre los competidores. [22]

La importancia de la competencia es que un mercado en condiciones de competencia perfecta trae consecuencias sumamente favorables para los consumidores. Desde luego, es difícil que las condiciones de competencia perfecta se den en la realidad, sin embargo, es importante mantener un sano sistema de competencia, para que la distribución de los recursos de una sociedad sea lo más eficiente posible, y los consumidores obtengan la mejor calidad por el precio que están dispuestos a pagar.[23]

En suma, las políticas de competencia en su vertiente de simplificar y facilitar el acceso al mercado de nuevas empresas, que genere competencia entre sí, deben considerarse como un detonante para el desarrollo económico.

Conclusiones

Me permito concluir señalando que, todo trabajo de investigación tiene como base al menos un derecho humano, como directriz y como objeto de estudio, sea directo o indirecto.

Efectivamente, como lo señala la teoría de los derechos humanos, estos son universales, interdependientes, indivisibles y progresivos. En mi trabajo de investigación, no es posible, separar o dividir los derechos humanos que lo soportan, están interrelacionados unos con otros.

La libertad, la libertad económica y la libertad de empresa, resultan hoy, por los momentos políticos, sociales y económicos por lo que atravesamos, de suma trascendencia, ser estudiados, promovidos, respetados, protegidos y garantizados por todas las autoridades en el ámbito de sus competencias, porque son las empresas y su actividad económica las que mantienen en funcionamiento a la economía de país, y el derecho es un factor importante que puede determinar la eficiencia o ineficiencia de la actividad económica, por la excesiva y dureza de la regulación que produce efectos negativos en nuestra economía.


[1] Cfr. Tesis I.5o.C. J/30 (9a.), Semanario Judicial de la Federación y su gaceta, Libro I, octubre de 2011, Tomo 3, pág. 1528, registro: 160870, de rubro: “DIGNIDAD HUMANA. DEFINICIÓN.”

[2] Cfr. Tesis I.5o.C. J/31 (9a.), Semanario Judicial de la Federación y su gaceta, Libro I, octubre de 2011, Tomo 3, pág. 1529, registro: 160869, de rubro: “DIGNIDAD HUMANA. SU NATURALEZA Y CONCEPTO.

[3] Cfr. Tesis 1a./J. 37/2016 (10a.), Semanario Judicial de la Federación y su gaceta, Libro 33, agosto de 2016, Tomo II, pág. 633, registro: 2012363, de rubro: “DIGNIDAD HUMANA. CONSTITUYE UNA NORMA JURÍDICA QUE CONSAGRA UN DERECHO FUNDAMENTAL A FAVOR DE LAS PERSONAS Y NO UNA SIMPLE DECLARACIÓN ÉTICA.”

[4] CARBONELL, Miguel, La libertad, dilemas, retos y tensiones, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2008, p. XIX.

[5] SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, Derecho a la libertad personal, SCJN, México, 2013, p. 1.

[6] GARCÍA MÁYNEZ, Eduardo, Introducción al estudio del derecho, 58a.ed., Porrúa, México, 2005, pp. 215-216.

[7] SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, op. cit., nota 4, p. 28.

[8] Ibidem, p. 31.

[9] Ibidem, p. 30.

[10] MILLER, Terry y B. Kim, Anthony, Puntos destacados del índice 2016 de libertad económica, The Heritage Foundation – Institute for Economic Freedom and Opportunity, 2016, https://www.heritage.org/index/pdf/2016/book/Highlights_Spanish.pdf

[11] LEY FEDERAL DEL TRABAJO, última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 2 de julio de 2019, http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/125_020719.pdf

[12] CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN, última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de diciembre de 2019, http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/8_090120.pdf

[13] MEDINA MORA, Raúl, Consideraciones sobre la empresa y el establecimiento en el derecho mexicano, en Estudios en homenaje a Jorge Barrera Graf, Tomo II, Universidad Nacional Autónoma de México, 1989, p. 1093, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/2/645/15.pdf

[14] Ibídem.

[15] GARCÍA GÁRATE, Iván, Artículo 9 constitucional. Derecho de asociación y de reunión, en Derechos humanos en la Constitución. Comentarios de jurisprudencia constitucional e interamericana, Tomo II, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, 2013, p. 1212, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/8/3568/3.pdf

[16] MARTÍN HUERTAS, María Ascensión, Aproximación al derecho de asociación en México a la luz del derecho de la Unión Europea, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2012, p. 2, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/7/3057/3.pdf

[17] GARCÍA GÁRATE, Iván, op. cit., nota 11, p. 1227.

[18] Cfr. Tesis P. LXVI/2009, Semanario Judicial de la Federación y su gaceta,

[19] NACIONES UNIDAS, Preguntas frecuentes sobre el derecho al desarrollo, Oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas, Nueva York, 2016, p. 2, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/12/5749/1.pdf

[20] SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, op. cit., nota 4, p. 56.

[21] SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, Derechos humanos. Parte general, SCJN, México, 2013, p. 13.

[22] WITKER, Jorge y VARELA, Angélica, Derecho de la competencia económica en México, Serie Doctrina Jurídica, Universidad Nacional Autónoma de México, 2003, p. 3, https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/3/1151/3.pdf

[23] ANAYA AYALA, Jorge A. et. al., Evolución del derecho de la competencia en México, Boletín Mexicano de Derecho Comparado, no. 126, Universidad Nacional Autónoma de México, p. 1171, https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/derecho-comparado/article/view/4574/5866

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *